martes, 3 de abril de 2018

10 Estrategias financieras para los contratistas

10 Estrategias financieras para los contratistas

Aprovechar al máximo los recursos económicos en un proyecto puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso; entre la ganancia y la pérdida; entre un cliente satisfecho y un problema mayúsculo.
Flujo de caja.

En un proyecto mediano o grande, el flujo de caja está en constante movimiento. Las claves son los sistemas de control que permitan actuar con rapidez sin sacrificar orden. No solo la persona directamente encargada de caja, sino los gerentes también, deben de conocer a fondo los procesos administrativos (de compra, cobro, facturación, etcétera) para evitar cuellos de botella o fugas innecesarias.
  • Proveedores.

No te estanques en los proveedores de siempre simplemente porque ya están allí, o porque les une una relación de amistad. Es verdad que la lealtad paga, pero también es cierto que tenemos que estar buscando nuevas formas de mejorar nuestros procesos. Habla, pregunta, negocia. Ellos están tan interesados en ti como tú en ellos.
  • Materiales.

El ahorro en materiales en detrimento de la calidad es un tema grave de corrupción, y nunca debes siquiera plantearlo como una estrategia posible. Dicho esto, tienes que saber que existen diversos materiales y marcas que pueden ofrecerle la misma o mejor calidad por menor precio. Arremángate y sal a buscar las ofertas, las gangas y las oportunidades.
  • Control en sitio.

Un control adecuado de almacén te permite llevar un conteo preciso de todos los materiales que se utilizan en el sitio. No puede perderse un saco, un tornillo o un casco, ni tiene por qué suceder, si tus líderes de proyecto saben controlar el flujo de almacén.
  • Apalancamiento.

No digas que no. Si el proyecto parece grande porque no tienes maquinaria o materiales necesarios, existen empresas que pueden apoyarte para que seas más grande y puedas abordar mejores proyectos. ¡Pregúntanos!
  • Eficiencia.

Todo cuenta. Desde el uso de los teléfonos y el material de oficina hasta las herramientas y los alimentos, evitar al máximo el desperdicio o el mal uso de todos tus recursos a través de hubs de control interno te permitirá apostar en grande en las cosas que importan.
  • Seguros.

A todos nos pueden suceder imprevistos. Un imprevisto mal administrado puede derrumbar tu empresa o poner en peligro tu negocio. Los seguros nunca son un gasto, siempre son una inversión. Ojalá nunca los necesites. Pero asegúrate de tenerlos cuando sí los necesites.
  • Ahorros.

Perder liquidez en medio de un proyecto puede causar un daño grave que te obligue a pausar o a endeudarte más allá de tu capacidad. Mantén siempre un fondo de ahorro y un fondo de emergencia líquido que te asegure la continuidad en cualquier proyecto.
  • Legal.

Sindicatos, riesgos laborales, permisos, licencias, contratos…. No hay forma de ponerlo más sencillo. Ahorrar en servicios legales es ponerte en grave riesgo. Mantén tu casa en orden y duerme tranquilo.

Ahora que sabes estas estrategias, puedes desempeñarte de mejor manera. Contáctanos para la renta de maquinaria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario