jueves, 24 de mayo de 2018

¿Gastas demasiado en reparaciones?

¿Gastas demasiado en reparaciones?

Uno de los aspectos básicos a la hora de ejecutar un proyecto de construcción es garantizar el correcto funcionamiento del equipo de colaboradores y de la maquinaria que éstos operan.

En esos casos el equipo industrial se convierte en un activo igual de valioso que el capital humano, por lo que, invertir en un servicio de mantenimiento predictivo que le permita mantenerse funcionando en su máxima capacidad operacional es de los mejores usos que puedes darle a tu dinero. 

Sin embargo, requerir constantemente y casi de manera periódica los servicios de técnicos profesionales para que corrijan o reparen desperfectos en tu maquinaria, no necesariamente es signo de responsabilidad y buen cuidado de las herramientas industriales. 

Cuando tus finanzas reflejan elevados egresos por concepto de mantenimiento de equipo, es innegable que hay algo que no está yendo bien. En este caso hay un concepto clave: la gestión.

Gestionar y destinar recursos para prevenir y resolver eventualidades nunca será una carga. Sin embargo debes asegurarte que la gestión de tiempos y planeación logística son las correctas, a la par de la disposición del dinero necesario. 

Muchos proyectistas no toman en cuenta que el mantenimiento de sus activos es una de las más importantes inversiones, y lo toman como una carga a la que hay que evitar. Para que esto no te suceda, te recomendamos tener en cuenta las necesidades de mantenimiento y sus costos, que existen en toda empresa:

  • Directos: Tienen que ver con las inspecciones, revisiones, controles y reparaciones que requieren los equipos de la empresa. Mientras en mejores condiciones permanezcan los equipos, menores serán los gastos directos. 
  • Indirectos: Éstos no pueden vincularse directamente con ningún proceso específico de trabajo de la empresa. Se trata de los gastos de traslado, almacenamiento y disposición de insumos. Una vez identificados, la estrategia para hacerlos más eficientes y de menos impacto económico variará de acuerdo con las necesidades de cada empresa.
  • Generales: Se refiere a los costos que genera el sostenimiento de las áreas no operativas de la organización, como la administración de recursos humanos, personal de nóminas y todas las áreas que respaldan la ejecución de las obras desde el papel.
  • Tiempos perdidos: Cuando se presenta la falla de maquinaria o equipo de trabajo y su funcionamiento se interrumpe, se produce la pérdida de productividad, generando retrasos en la entrega de nuestros proyectos con lo que, además de dejar de percibir ese ingreso, podemos hacernos acreedores a sanciones legales. 

Como podemos ver, la gestión y planeación de los proyectos son las armas necesarias para reducir los costos en el mantenimiento de la maquinaria que permite a tu organización funcionar, lo que se traduce en mejor reputación y mayores ganancias.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario